Consejos para hacer un video porno casero

Ya sea que quieras un video de sexo para recordar las increíbles sesiones de sexo que tienes con tu pareja, que estés buscando entrar en la industria amateur de la escena pornográfica o incluso si tu último objetivo es tener un video que pueda filtrarse en el futuro y que tenga el potencial de hacerte famoso de alguna manera, hay algunas reglas que debes respetar y que fácilmente te guiarán para obtener un video de sexo casero apropiado.

De antemano, establece reglas con tu pareja y discute algunos temas relevantes que deben ser considerados cuidadosamente:

  • ¿Cuál es el objetivo final de la cinta de sexo? ¿Es para su propio disfrute o ambos están dispuestos a compartirlo con otros en el futuro?
  • Mostrando sus caras, ¿está prohibido?
  • Cuando esté hecho, ¿quién lo controlará?

Debes ser consciente de todos los hackers de cuentas y la venganza porno que, por desgracia, son muy comunes en estos días. Además, recuerda, una vez que está en Internet, básicamente no hay vuelta atrás. Algunos consejos sencillos para evitar que esto ocurra podrían ser: si estás dispuesto a eliminar tu vídeo una vez que lo veas, asegúrate de que se elimine de forma segura; si lo conservas, cifra y oculta el vídeo en el disco duro; nunca, nunca, nunca subas tu vídeo a un almacenamiento en nube.

Si la decisión es hacer la película de sexo, cualquiera que sea tu objetivo, dedica algún tiempo a la planificación. En este importante paso, debes ser capaz de responder a algunas preguntas específicas, como por ejemplo:

  • ¿Dónde quieres filmarlo? Una vez elegida la ubicación, toma un tiempo para preparar el área
  • ¿Es para contar una historia o sólo para hacer video pornográfico amateur?
  • ¿Habrá algún juego de roles? ¿Algún disfraz?
  • ¿Algunas posiciones sexuales que son obligatorias u otras que no quieres hacer frente a una cámara?

¿Algunas posiciones sexuales que son obligatorias y otras que no quieres hacer frente a una cámara?

¿Con qué cámara lo vas a filmar?

Hoy en día, hay una inmensa variedad de opciones a utilizar, sólo depende de cuanto dinero quieras gastar y de la calidad que estés buscando. Independientemente de ello, sus opciones se pueden resumir en cuatro:

  • Cámara de acción
  • Cámara DSLR
  • Videocámara profesional
  • Teléfono inteligente

La luz es crucial

Si es posible, elige siempre grabar por donde puede entrar la luz natural. Si es así, hazlo por la mañana o por la tarde, ya que no tendrás que preocuparte por la configuración de la iluminación. La iluminación adecuada, puede ser de alguna manera compleja si no estás en ella y podría arruinar una cinta de sexo. Elegir la luz natural siempre será una apuesta segura.

Decidir los ángulos

Relacionado íntimamente con el objetivo final del video y también con las reglas que has establecido con tu pareja. Tienes muchas posiciones de ángulo para elegir y si tienes dudas, inspírate con otros videos amateurs para ver qué es lo que más te gusta (o qué es lo que realmente no te gusta).

Algunos ángulos a considerar, podrían ser:

  • Colocar la cámara en el lado de la cama o en sus esquinas inferiores
  • Si puedes utilizar dos cámaras, coloca una para las tomas amplias y la otra para los primeros planos (por ejemplo, rostros o genitales).
  • Grabación POV (Point of view): más popular y fácil de hacer hoy en día con cámaras de acción.
  • Filmar las penetraciones con primeros planos: eligiendo posiciones sexuales favorables a ello.

Una vez grabada tu obra maestra, es el momento de editarla: dependiendo de si estás dispuesto a hacerla más profesional o no, tienes muchos programas de edición de vídeo diferentes. Al final, se trata de recortar el vídeo evitando que sea demasiado largo y de cortar los momentos incómodos.

A pesar de todos los consejos anteriores, falta uno que puede marcar una gran diferencia en el resultado final – asegúrate de que te diviertes al filmarlo. Uno siempre puede notar, cuando una escena amateur está siendo disfrutada por sus participantes o no.  Nunca será perfecto, pero si puedes hacer que sea agradable para ti, seguramente lo será para quienquiera que esté mirando (incluso si no eres tú al final).